Historia de Casas Coloniales
 

Texto: Liliana Nelson Angulo
Fotografías: Rainbow Blue Nelson

La historia brota por todos los rincones de Cartagena. Si quiere trasladarse a la época de la Colonia, lo invitamos a conocer algunas de las principales casas coloniales.

Apenas se pone un pie en Cartagena y se recorre el centro histórico se siente la necesidad de escarbar en los antepasados de los que habitaron en esas viviendas. Todavía algunas conservan la fachada intacta guardando secretos y leyendas de sus ocupantes. En la colonia ninguna casa tuvo nombre propio y poco a poco fueron tomando el nombre de sus propietarios. Una de las más populares es la Casa del Marqués de Valdehoyos, en la calle de la Factoría. Fue la casa privada más grande en Cartagena. Perteneció al famoso Marqués de Valdehoyos que era la persona encargada de importar harina y esclavos a la ciudad. Sobresale por su estilo colonial y por su amplia fachada, característica de los comerciantes adinerados. Sus pisos y cielo rasos están elaborados en madera. Allí funciona el Ministerio de Relaciones Exteriores. Sus instalaciones fueron utilizadas como locación para las películas “El amor en los tiempos del cólera” y “Del amor y otros demonios”. Al lado funciona el Colegio Mayor de Cartagena. Es un buen ejemplo de la arquitectura que cumplía las exigencias de las casas de comercio combinadas con las comodidades de la vivienda de las personas acomodadas. Se destacan sus patios con hermosos e imponentes jardines, amplios salones y un mirador donde se aprecia una particular vista de Cartagena.

Donde actualmente se encuentra la biblioteca estuvo la caballeriza. La planta baja y el entresuelo, eran utilizados como bodegas para la mercancía y domicilio de la servidumbre. Los amos y señores de la casa habitaban en la planta alta donde se encuentra un gran salón, que se desliza hacia la calle a través de balcones. En uno de los cuartos se alojó el Libertador Simón Bolívar cuando se dirigía hacia la ciudad de Santa Marta. Diagonal a la casa del Marqués de Valdehoyos se encuentra la Casa Eder antiguamente conocida como la Casa de la Virreina. Según la investigación realizada por Moisés Álvarez, director del Archivo Histórico de Cartagena, ubicado en el Palacio de la Inquisición; la casa tomo el nombre de la única virreyna que ha tenido Cartagena. En aquella época el barrio donde estaba situada era llamado Nuestra Señora de la Merced.

Del registro del Censo de 1777 se halló una información particular sobre los moradores de la casa durante aquellos tiempos. La niña Maria Ignacia Sala, quien tenía 11 años al momento del censo y seguramente había nacido y vivido su infancia en esta casa, nieta de uno de los más prestigiosos ingenieros militares y también Gobernador que tuvo Cartagena; sobrina del Marqués de Valdehoyos. Luego se casó con el Virrey y al morir esté, heredó el título de virreyna. En este momento la casa pertenece al Sr, Henry Eder , y es por él, que es ampliamente conocida como la casa Eder. El arquitecto Alberto Samudio Trallero, entre 1988 y 1992 realizó la obra de restauración general de la Casa de la Virreyna.

Casa del Marqués de Premio Real
Ubicada frente a la Plaza de la Aduana, es una de las casas más representativas de la arquitectura colonial cartagenera. Fue construída en el siglo XVIII para Don Domingo de Miranda, Presidente de la Real Cancillería en Santa Fe de Bogotá a quien Felipe V otorgó el titulo de Marqués de Premio Real. Se dice que era el suegro del Marqués de Valdehoyos. En esos tiempos todos los títulos nobiliarios tenían sus conexiones y parentesco. Hasta 1821 perteneció a los descendientes del Marqués luego fue incautada por el gobierno republicano. A finales del siglo XIX se estableció la sede del Club Cartagena y en 1899 sirvió de Consulado al imperio alemán como también de oficinas al intérprete oficial del Puerto y a la empresa extranjera All American Cables. Desde 1973 es ocupada por el Departamento de Educación de Cartagena (SENA) y recientemente se ubicó al lado, el Centro de Información de Turismo. Puede pedir un permiso e ingresar para observar sus interiores donde se distinguen las baldosas de terracota en el cielorraso y los balcones de madera resaltando la arquitectura Andalusíana.

Casa Conde Pestagua
Don Andrés de Mariaga llega invitado por la corona española bajo el mando del Rey Don Carlos III a que visite Cartagena; el 7 de octubre de 1769 recibe el título de Conde Pestagua. Algunas personas afirman que realmente la casa que ocupó el conde fue la casa que se encuentra al lado del almacén Vicky Tcherassi, donde funcionaba el colegio León. Otros en cambio aseguran que fue la actual Hotel Casa Pestagua, se cree fue construida a inicios del siglo XVII. Luego de recibir una inversión de 1.400 millones de pesos en su restauración, quedó definida la apertura del nuevo hotel en la zona histórica y colonial de Cartagena de Indias. Alrededor de 1950 funcionaba con regularidad el Colegio San Pedro Claver bajo la dirección de presbítero José Joaquín Gómez Arenilla. Años mas tarde se establece allí el Colegio Gimnasio de Bolívar con primaria y bachillerato completo. Bajo la dirección del docente Don Luis Fragoso Díaz hasta 1990 cuando es adquirida por la familia González Porto y más tarde por don Pedro Gómez Barrero para restaurarla.

Casa Bodegón de la Candelaria
Localizada en la calle de Las Damas, frente a la Gobernación de Bolívar. Es un buen ejemplo de las residencias de la clase más alta en la época de la colonia. Se distingue por ser una casa esquinera de dos pisos y tener una entrada central que prevalece ante todo. Acaba de ser recuperada para que funcione un hotel boutique. Según la historia, recibe su nombre por la aparición de la imagen de la Virgen de la Candelaria, consagrada como Patrona de Cartagena. Los cientos de relatos sobre su interminable cadena de milagros fueron razones suficientes para que desde entonces, hasta hoy, los cartageneros celebren cada año, ente el 24 de enero y el 2 de febrero, unas fiestas populares que son las más antiguas de la región.

 

Grandes Maestros Colombianos
Una propuesta vanguardista que valora el pasado
Reconstruir una casa situada en el corazón de un centro declarado Patrimonio de la Humanidad y adecuarla como galería de arte implicaba la integración de múltiples variables.

Al arquitecto Daniel Jaramillo le fueron encomendadas las labores de adecuación de la casa, vecina del Hotel Bóvedas de Santa Clara (frente a la muralla, en la Calle del Torno, Ciudad Vieja), sede de galería La Cometa – La Chica Morales y al igual que con su obra La Cometa en Bogotá, tuvo en cuenta el respeto por las obras de arte que demanda siempre atención en el espacio, la luz y el diseño.

“La recuperación ha sido impecable” afirma La Chica Morales. A su turno, el arquitecto Jaramillo anota, “algunos objetos fueron minuciosamente restaurados, de acuerdo con las características originales de la casa, patrimonio histórico de Cartagena. No tocamos la cubierta, cambiamos el color de la fachada y blanco total en las paredes de la sala principal de exhibición (100 m2) y los otros dos espacios alternos. El patio también lo cuidamos al máximo. Iluminación metal-halógena y halógena, dependiendo del tipo de obras que vayan a ser expuestas”.

No es una galería que simplemente impacta. Se trata de un espacio adaptado con personalidad e identidad para motivar a los visitantes a convivir con el arte. De acuerdo con Esteban Jaramillo, esta galería en Cartagena conserva de su homóloga en la capital de Colombia, una sala con páneles corredizos o racks de malla en los que estarán exhibidas obras permanentemente y que funcionan muy bien como “extensión de las paredes de exposición”. Dice Jaramillo, el arquitecto, que tanto La Chica como Jaramillo – el galerista - le recomendaron valorar y cuidar el pasado, proyectando la contemporaneidad propia de un espacio dedicado a la difusión del arte en tiempo actual.

 


 
  Traviata Nuestra
Centro Comercial Bocagrande, Avenida San Martín, Local 128
Cartagena de Indias
Tels: +57 (5) 665 0157 - 665 2598
Móvil: 315 7554800 | Contáctenos
POSDATA