La Cueva del Manglar
 


“Una ruta ecológica que hace vibrar el corazón”


Recorrer en silencio la Ciénaga de la Virgen, en un bote sin motor, acompañado de un remero contador de historias y sumergidos en consonancia con la voz del planeta convertida en canto de aves, olas suaves y brisa fresca es una experiencia mística que merece ser compartida.

La Ciénaga de la Virgen no es solo una ruta ecológica. La Ciénaga es el PULMÓN de Cartagena. Con una extensión de más de 32.000 hectáreas, es sin lugar a dudas uno de los parques naturales mas importantes de Colombia. ¡Que maravilla para la ciudad, reconocer este tesoro natural como nuestro! En ella habitan gran variedad de aves como El Martín Pescador, La Garza Blanca, La Garza Nocturna, La Espátula Rosada, Pelícanos, La Garza Azul, El Águila Pescadora, entre muchas otras y una variedad importante de Crustáceos, Moluscos, Colibríes e Iguanas.

Seguramente la conciencia adquirida sobre este tesoro natural fue lo que llevo a Juan Carlos Araujo y a su esposa Maria Fernanda a sellar una alianza estratégica con una empresa de trabajadores de la boquilla (Ecomanglares), para que desarrollara de manera eficiente y técnica, una ruta ecológica que brindara la oportunidad de un viaje intimo con la naturaleza en el mismo corazón de la ciudad, para turistas de todas partes del mundo, conservando todos los ingredientes folclóricos de esta clase de aventura, pero que al mismo tiempo garantice un servicio de calidad.

Los Manglares poblaron el planeta desde hace millones de años, partiendo desde Indo Malasia usaron las rutas de las corrientes del océano como medio para viajar. Actualmente los bosques de mangle se encuentran en los habitas más amenazados del mundo y están desapareciendo de manera acelerada.

Un manglar es un bosque de árboles tropicales, que por lo general no sobrepasa lo 15 metros de altura. Los Mangles recogen el nitrógeno del subsuelo y lo convierten en oxigeno, además son alofíticos, ya que sus hojas no se caen y pueden así durar mas de 180 años y reproducirse entre si.

El Mangle rojo que habita en la Cienaga de la Virgen puede alcanzar alturas hasta de 30 metros; es el mas común de las zonas tropicales, y es conocido como remedio tradicional para la angina de pecho, el asma, las ampollas, la diarrea, la disentería, enfermedades de los ojos, baja la fiebre, detiene hemorragias, se usa contra la ictericia, la lepra, las ulceras, los problemas de garganta irritada y sana las heridas.

Los Manglares son fuente conservadora y creadora de vida. Ecológicamente el manglar desempeña tareas importantes que permiten el equilibrio natural; controlan las inundaciones, estabilizan el microclima, detienen la erosión, dan estabilidad a la línea costera, retienen los sedimentos y sustancias toxicas purificando el agua que llega al mar y al mismo tiempo cumplen una labor desalinizadora del agua que ingresa a tierra firme. Estos bosques son la mayor fuente materia orgánica en el mundo y al mismo tiempo sirven como cortina rompe vientos y protección contra tormentas. Actúan como criaderos de especies de peces y de mariscos, son habitáculo de gran variedad de aves y otros organismos marinos, funcionan como pulmones del medio ambiente y son muy valiosos como fuente de investigación científica.

Que enorme responsabilidad frente a estos extraordinarios ecosistemas, queda planteada para todos los que habitamos cerca del Manglar. Causa terror recordar que tan solo hace 7 años este irremplazable recurso natural estuvo a punto de morir asfixiado por la contaminación producida por la irresponsabilidad del manejo ambiental que damos a nuestros desechos orgánicos y tóxicos. Se necesitaron varias tragedias ecológicas representadas en mortandades de miles de peces y especies marinas para acelerar el proceso de tratamiento de aguas residuales que junto con el intercambiador de aguas de la Bocana, salvo a la Cienaga de la Virgen, y de paso a toda la ciudad.

En la ruta silenciosa del manglar la vida brota como por encanto, es increíble que este tan cerca de nosotros. Es maravilloso recorrer sus túneles naturales, visitar la cueva de Manglar, saludar a los pescadores de la zona, encontrarse con los patos submarinos a unos pasos solamente. El recorrido se puede hacer de día y de noche, la experiencia es fantástica de las dos formas. Los colores de la vegetación, tanto en la mañana como en la tarde invitan a la fotografía, y las especies que habitan el manglar no se cansan de posar.


De regreso como una gran sombra, a mano derecha se asoman entre el bosque tres enormes edificios que observan silenciosos la Cienaga: No se sabe si como guardianes de esta armonía sin limites o como monstruos de una civilización sin medida que pretende dominar a la naturaleza en lugar de convivir en armonía con este orden místico y superior que se revela a cada paso frente a nuestros ojos durante todo el recorrido.

Que interesante sería generar excursiones bien pensadas de estudiantes de toda la ciudad para compartir esta expansión de la conciencia de manera pedagógica en las nuevas generaciones que dependerán sin lugar a dudas del manejo apropiado que le demos a este recurso hoy.

Desde TRAVIATA invitamos a todos a disfrutar de este encuentro con la naturaleza y apoyamos con fuerza esta iniciativa ecológica de la empresa LA CUEVA DEL MANGLAR.

Sin lugar a dudas esta clase de turismo lleno de sentido y contacto natural será el punto que marcara la diferencia a mediano y largo plazo en Cartagena.

Edgar Vargas Abril

 


 
  Traviata Nuestra
Avenida El Malecón No. 11-132 Bocagrande, Cartagena de Indias
Teléfono: (+57 5) 665 0157 - Contáctenos
POSDATA