El Castillo de San Felipe
 

“La historia que se esconde tras las piedras”


Por: Gina Romero González.

Este Castillo es considerado como el mejor complejo defensivo levantado por la ingeniería militar española en América, su construcción tuvo lugar bajo la gobernación de don Pedro Zapata de Mendoza, hacia el año de 1657 y fue bautizado con el nombre de “Castillo San Felipe de Barajas”, en honor al rey Felipe IV; la edificación fue desarrollada sobre el cerro de San Lázaro y desde allí dominaba cualquier intento de invasión a la ciudad, ya fuera por tierra o avanzando por la Bahía.

Desde esta construcción se hizo frente entre otros, al ataque del almirante inglés Edward Vernon en 1741, que según la historia estaba convencido de que el triunfo sería suyo, y por ello había preparado anticipadamente 35 medallas, en las que aparecía el jefe de Cartagena de rodillas entregándole la espada al agresor y otras que tenían grabada la leyenda “I took Cartagena” (yo tomé a Cartagena).

Este episodio fue contrarrestado por el héroe cartagenero don Blas de Lezo, y su ejército, quien a pesar de haber perdido un ojo, una pierna y un brazo en otro ataque, obligó al inglés a retirarse junto con los 26.000 hombres que atacaron a la ciudad.

Esta fortificación fue concebida de una manera estratégica con diversos sistemas defensivos, que hacían muy difícil el ingreso de los enemigos; un claro ejemplo de esto, es que las murallas del castillo fueron levantadas de manera diagonal con el fin de que las balas de los cañones enemigos rebotaran sin causar mayores estragos en la construcción.

Por otra parte los cañones del castillo estaban ubicados frente a la bahía, de manera que cualquier embarcación sospechosa que se divisara podía ser el blanco de sus balas.

En su interior se encuentra un complejo sistema de comunicaciones y de vías de escape, además de un ingenioso tejido de minas para volarlo en el caso de ser tomado por el enemigo.

Si usted desea vivir la maravillosa experiencia de recorrer los túneles que utilizaban para desplazarse sin ser vistos por el enemigo; los depósitos de armas y alimentos, los cuarteles subterráneos; y demás rincones sorprendentes de este lugar, no dude en visitarlo si viene a Cartagena, y si vive en la ciudad con mucha más razón vaya y conózcalo, de seguro no se arrepentirá. La entrada al lugar tiene un costo para adultos de: $11.000 y para niños de $5.500, y si quiere contratar a un guía para que le explique cómo era la dinámica del castillo anteriormente, solo le tendrá que cancelar $10.000 más por la familia o grupo (1-4 personas) si el tour es en otro idioma se le hará un incremento al valor normal, y para los cartageneros la visita es gratis el ultimo domingo de cada mes.

inutos y 1hora, pero sin duda alguna será una experiencia llena de aventura, destreza y sobretodo de un gran valor histórico que lo dejará completamente satisfecho por su visita.

Una de las maravillas de este recorrido es que en cada uno de sus túneles, galerías, desniveles y trampas, aun se puede respirar el aroma de la pólvora y la hostilidad características de estos tiempos de antaño.


Es realmente admirable que esta estructura permanezca casi intacta después de tantos años gracias a la importante labor que se ha desempeñado La Sociedad de Mejoras Públicas, quienes desde el año de 1928, iniciaron una lenta y cuidadosa labor de limpieza, reconstrucción y restauración a cargo de Carlos Crismatt Esquivia, que ha continuado a lo largo de mas de 80 años, lo que ha permitido que hoy podamos gozar de esta portentosa fortificación.

Pocas personas conocen que este espectacular monumento estuvo apunto de ser destruido y vendido como cantera hace 100 años, y que por solicitud de algunos ilustres ciudadanos de la época, presionaron al dueño del las tierras donde se encuentra la fortificación, haciéndolo cambiar de parecer, hasta el punto de conseguir la donación total del terreno del castillo a la Nación. Así reza la escritura de sesión del Castillo que Don Hernando B Gulfoz deja como testimonio de este hecho histórico: “como yo no quiero que se me pueda llegar a atribuir, el derrumbamiento de una fortaleza totalmente destruida y arruinada, “(sin que ello haya sido causa, la extracción insignificante del barro de la falda del cerro)” he resuelto ceder a la nación, todos y cualquier derecho que por compra de los terrenos del espinal pueda yo haber adquirido en el cerro que sirve de base al Castillo San Felipe, y al efecto me dirijo...

Esta majestuosa edificación, símbolo de Cartagena de Indias es hoy en día visita obligada, para turistas y nativos.

En el año 2005 cerca de 175.000 personas Visitaron el Castillo de San Felipe, para conocer de cerca toda la historia que se esconde tras sus muros.

Esta obra militar que brindó protección a la ciudad de los ataques de piratas y corsarios, guarda en sus profundidades los secretos y la sangre de quienes murieron luchando por defenderla; como también se puede palpar el rastro del sudor de miles de seres humanos esclavos que cargaron en sus cansados hombros cada una de las piedras que lo conforman.

Fotos: Castillo San Felipe de Barajas - Cartagena de Indias Colombia
Cortesía Sociedad de Mejoras Publicas.

Sentimientos de Arraigo
Claudia Fadul... 10 Años al frente de la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena


Cartagena debe gran parte de su belleza y atractivo turístico, a la magia de la extraordinaria arquitectura, e ingeniería militar que protegió a miles de seres humanos durante siglos, y que todavía hoy, sigue brindando abrigo comercial a toda clase de propósitos, entre otros; a la empresa turística, como símbolo de la economía de la ciudad. Pero esas imponentes estructuras militares que cuidaron la ciudad, dejaron de cumplir esa labor estratégica hace mucho tiempo. Hoy son consideradas Patrimonio Histórico de la Humanidad, y deben ser protegidas, para que sigan mostrándose orgullosas con el paso del tiempo.

Esa es la labor, que desde la Sociedad de Mejoras Públicas, cumple Claudia Fadul, en defensa del Patrimonio Monumental Histórico de Cartagena. Esta mujer, nacida en Sincelejo, abogada de la Universidad de Cartagena, emprendedora, con importantes estudios humanistas, y de corazón gigante, combina su papel de madre de 4 hijos con su trabajo, en el que ha puesto todo su empeño en cada uno de los proyectos que la SMPC ha realizado en los últimos 10 años.

Para Claudia, trabajar en La Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena, es trabajar con un equipo profesional conformado por un grupo multidisciplinario de más de 100 personas, que con tesón y sabiduría, han logrado adelantar gran cantidad de obras importantes en beneficio del espíritu ciudadano.


Este espíritu luchador e infatigable simboliza a Claudia Fadul con lujo de detalles. Con increíble capacidad convierte el entusiasmo en proyecto hecho realidad, y la constancia en herramienta de trabajo.

La Sociedad de Mejoras Publicas es una institución civil que desarrolla acciones especiales en defensa del patrimonio de todos los Cartageneros y ciudadanos del mundo que visitan y quieren esta ciudad. La Historia de esta institución se remonta al año 1923 cuando un grupo de Cartageneros ilustres y visionarios se reunieron en la Alcaldía para formar una sociedad de Embellecimiento de la ciudad. En el acta de sesión de dicha sociedad, consta que el primer presidente efectivo, fue Don José María de la Espriella, hoy después de 83 años la Sociedad de Mejoras Públicas sigue prestando sus servicios a la ciudad de Cartagena de Indias.

La SMPC administra eficientemente recursos del estado, en convenio con el Ministerio de la Cultura provenientes de organismos internacionales, y con estrategias propias de autofinanciación realiza importantes intervenciones en el patrimonio monumental de la ciudad; como las realizadas en el Castillo de San Felipe de Barajas, que van desde la restauración de sus baterías, túneles, garitas, estabilización del cerro donde está ubicado, y recuperación del entorno con la siembra de jardines; hasta la iluminación monumental con que hoy cuenta. Obras como la restauración del Baluarte de Santa Catalina y la instalación en sus entrañas del Museo de las Fortificaciones; las restauraciones Norte y Sur, del Baluarte de Santa Clara; la recuperación de las zonas aledañas al cordón amurallado; la restitución de los puentes de madera que unen los Baluartes de San Francisco Javier, Santiago y Santo Domingo; la instalación de una batería de baños completa en la Bóveda 00; la instalación de la Fototeca en el barrio Getsemaní; la restauración del Baluarte de Santiago y el cordón de muralla entre este Baluarte y el de San Francisco Javier, son obras que sin duda representan millonarias inversiones.

Las acciones emprendidas por la institución, le valieron en el 2002 el Premio Internacional, Reina Sofía de Conservación y Restauración del Patrimonio Cultural, que otorga el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Agencia Española de Cooperación Internacional, así como la distinción especial que hizo la UNESCO a la Sociedad de Mejoras Publicas de Cartagena en año 2004.


Estos reconocimientos no son una sorpresa, si además agregamos el trabajo cultural a lo antes mencionado. Desde la SMPC se promueve la Orquesta de Cámara de Cartagena, el círculo del piano, el programa los miércoles de video; la escuela de formación Bocachica en la fortaleza de San Fernando, donde asisten más de 200 jóvenes del pueblo; los programas “ Escuela libre patrimonio Vivo” y cuentos en el Castillo.

Todos estos programas están dirigidos a los Cartageneros y buscan a fortalecer los sentimientos de arraigo y amor por nuestra historia y sus monumentos. Por eso y en busca del bienestar general de la ciudad el último domingo de cada mes, la entrada al Castillo de San Felipe es libre. Cuanto trabajo silencioso, pero que importante para todos, saber que se está haciendo y que se está haciendo bien.

Cartagena sin lugar a duda, está representada en su historia, hecha realidad en cada visitante, en cada paisano, en cada vecino, que ve retratada su alma y condición humana en esos grandes símbolos.

Que bueno saber que hay gente capaz, cuidando los monumentos día a día, y que su belleza y esplendor de hoy, se debe a una labor bien organizada, planificada y continua.

Desde TRAVIATA rendimos homenaje, a una mujer que estando al frente de una institución cívica, ha comprometido su vida abiertamente en el cuidado de una ciudad que ha hecho suya, amando y respetando su historia y sus tesoros arquitectónicos; así como a su gente. Una mujer que realiza su trabajo con sentido de Misión, brindando frutos hermosos y duraderos, para ofrecerlos con especial gratitud a las próximas generaciones.

 


 
  Traviata Nuestra
Avenida El Malecón No. 11-132 Bocagrande, Cartagena de Indias
Teléfono: (+57 5) 665 0157 - Contáctenos
POSDATA