Cartagena de Indias
 

Musa de los mejores Escritores de Literatura
Por: Liliana Nelson Angulo

Cartagena se prepara para la cuarta versión del Hay Festival y que mejor excusa, que hacer un recorrido por los lugares que han inspirado a muchos novelistas a escribir sus obras más destacadas.

No importa si usted es aficionado a la lectura o no. Cuando llega a la ciudad inmediatamente entiende como sus locaciones han alimentado la imaginación de muchos y transportado a otros al ambiente perfecto para contar las mejores historias de la literatura latinoamericana. Gabriel García Márquez, Nóbel de Literatura en 1982- padre del realismo mágico- no hubiera podido encontrar otra ciudad llena de magia y encanto como lo es Cartagena de Indias. Si aún no ha leído “El amor en los tiempos del cólera” vale la pena que compre o preste el libro para que recorra las murallas y así descubra todos los lugares que recrearon esta novela de amor. Si bien en el libro nunca detallan el nombre de Cartagena de Indias, el dato es evidente por diversas referencias, como por ejemplo la mención del barrio Getsemaní, de las afueras de la muralla. La Cartagena del cambio de siglo –del XIX al XX– donde la burguesía trató de evitar el contagio del cólera por medio de los muros que construyeron, conservando su estructura arquitectónica colonial, bajo el dominio español. Algunos de los pasajes más representativos de la novela ocurren en el desierto parquecito de los Evangelios, donde el apasionado Florentino Ariza se sentaba todos los días- bien temprano en la mañana- en la grada de mármol menos visible, frente a la casa de Fermina Daza. Aparentaba leer poesía a la sombra de un palo de almendros, aunque en realidad lo que buscaba era poder cruzar al menos una mirada esquiva de su amor platónico. Ese parque se llama Fernández de Madrid y esta ubicado entre las calles de la Moneda y Badillo. Delante, está la casa de Fermina Daza, que es conocida como “la casa de Don Benito”, una de las más antiguas de la ciudad. Actualmente es una casa privada, pintada de blanco, localizada al lado de la Alianza Francesa.


Uno de los momentos cumbres de la novela es cuando Fermina Daza se decepciona de la fantasía de su “amor” cuando se encuentra cara a cara con él. Este encuentro se lleva a cabo en el Portal de los Escribanos -pasillo ubicado detrás de la Puerta del Reloj- junto a la imponente Plaza de los Coches, donde todavía circulan los coches tirados a caballo. García Márquez lo describe como “una galería de arcadas frente a una plazoleta donde estacionaban los coches de alquiler y las carretas de carga tiradas por burros, y donde se volvía más denso y bullicioso el comercio popular”. Ese portal se mantiene exactamente como en aquella época. Lo único que cambió fue su nombre. En el presente se llama Portal de los Dulces (Se venden dulces típicos). Florentino se acercó por la espalda de Fermina Daza para decirle en la oreja: “Este no es un buen lugar para una Diosa Coronada”. Y, “ella volvió la cabeza y vio a dos palmas de sus ojos los otros ojos glaciales, el rostro lívido, los labios petrificados de miedo tal como los había visto en el tumulto de la misa del gallo la primera vez que él estuvo tan cerca de ella, pero a diferencia de entonces no sintió la conmoción del amor sino el abismo del desencanto”.

El Portal de los Dulces comunica hacia el edificio de la Gobernación de Bolívar, a cuyo lado pasa un estrecho y curvado callejón llamado El Candilejo, donde Florentino Ariza tropezó con la negra Leona Cassiani, quien supuestamente habría sido, según el escritor, la verdadera mujer de su vida “aunque ni él ni ella lo supieran nunca”.

Al llegar hasta el final de la calle Landrinal se puede descubrir la triste Casa de las Ventanas, donde Florentino Ariza se encerró a esperar con sus lentes de miope y la cara de pajarito triste los 51 años con nueve meses y cuatro días que tardó en llegar el coletazo de la muerte que se llevaría al marido de su amor inalcanzable. Subiendo por la calle de las Damas para desembocar en la calle de la Amargura, se llega a la plaza donde Florentino bailó el carnaval con una loca fugada del manicomio que acababa de decapitar a un vigilante y de herir a otros dos con un machete que le había quitado al jardinero porque quería salir a bailar.

Del Amor y otros demonios

La historia ocurre en la segunda mitad del siglo XVIII. Empieza en el convento Santa Clara con la noticia del hallazgo de los restos de una niña cuya cripta al ser destapada, mostraba, una cabellera que había crecido un centímetro por mes durante doscientos años. El sólo hecho saca de la realidad al narrador y lo traslada a la ficción. El reportero, quien supuestamente es el Nóbel en los tiempos en que trabajaba como periodista del periódico El Universal se convierte en un narrador omnisciente.

Esta niña es llamada Sierva María de Todos los Ángeles. Un diciembre a la edad de doce años, salió al mercado con una de las esclavas y fue mordida en el tobillo por un perro con mal de rabia. Los médicos anunciaron que moriría. La niña, pasados los días, comenzó a mostrar cierto comportamiento agresivo. El obispo dispuso que la joven debiera ser recluida en el convento de Santa Clara, que estaba lleno de novicias criollas y españolas y de esta manera fuera exorcizada porque estaba poseída del demonio. Actualmente el convento Santa Clara funciona el hotel que lleva el mismo nombre.

Se destaca por la conservación de su arquitectura colonial, lo cual favoreció a que Cartagena de Indias en 1984, la UNESCO la declarara "Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad". Sobresale por su restaurante El Refectorio, antiguo comedor de las monjas Clarisas, hoy el más exquisito restaurante de cocina contemporánea con servicio de cena.

La niña era hija de don Ygnacio de Alfaro y Dueñas, segundo marqués de Casalduero y de Bernarda Cabrera. García Márquez, se inspiró en el Márquez de Valdehoyos para crear el personaje del padre de Sierva María.

La inmensa mansión colonial de la Calle de La Factoría fue construida por ese legendario marqués, próspero comerciante de harina y esclavos. Una de las casas más populares es la Casa del Marqués de Valdehoyos, en la calle de la Factoría. Fue la casa privada más grande en Cartagena. Se distingue por su estilo colonial y por su amplia fachada, propia de los comerciantes adinerados. Sus pisos y cielo rasos están elaborados en madera. Allí funciona el Ministerio de Relaciones Exteriores. Sus instalaciones fueron utilizadas como locación para las películas “El amor en los tiempos del cólera” y “Del amor y otros demonios”. Al lado funciona el Colegio Mayor de Cartagena. Es un buen ejemplo del diseño que cumplía las exigencias de las casas de comercio combinadas con las comodidades de la vivienda de las personas acomodadas. Se destacan sus patios con hermosos e imponentes jardines, amplios salones y un mirador donde se aprecia una particular vista de Cartagena.


Donde actualmente se encuentra la biblioteca estuvo la caballeriza. La planta baja y el entresuelo, eran utilizados como bodegas para la mercancía y domicilio de la servidumbre. Aquí era donde Sierva Maria pasaba los días junto a los esclavos quienes realmente se convirtieron en su familia. Los amos y señores de la casa habitaban en la planta alta donde se encuentra un gran salón, que se desliza hacia la calle a través de balcones. En uno de los cuartos se alojó el Libertador Simón Bolívar cuando se dirigía hacia la ciudad de Santa Marta.

Uno de los escritores contemporáneos que en sus obras menciona a Cartagena es Ramón Illán Bacca, escritor samario, en su libro El espía ingles “El joven rubio esta parado en la Plaza de Santo Domingo. Con su vestido caqui, altas botas y sombrero de corcho, se ve un tanto fuera de lugar en esta Cartagena de Indias de los años de la Primera Guerra Mundial. Es extranjero, ingles para ser mas exactos, y ahora camina distraídamente por la vieja y ruinosa ciudad.”

La Plaza Santo Domingo es una de los sitios más concurridos de la ciudad. Lleno de cafés y restaurantes con un ambiente de fiesta permanente, amenizados por grupos musicales y de bailes típicos de la región.

Al frente está la iglesia del mismo nombre, La Iglesia de Santo Domingo, la más antigua de la ciudad. Construida a fines del siglo XVI, cuando se fundó Cartagena. Construida en madera, al principio se llamó convento de San José. Su primera ubicación fue en la Plaza de las hierbas, hoy en día Plaza de los Coches. Pero En 1552 la ciudad ardió en llamas y los dominicos se mudaron de allí y edificaron el convento frente del mar, donde actualmente se ubica. Su estilo barroco y dórico corresponde a las características propias de las construcciones españolas de esos tiempos. Aquí se celebró el matrimonio de la India Catalina y un Capitán muy allegado a Don Pedro de Heredia, fundador de la ciudad. El año pasado se realizó una de las bodas más suntuosas del Jet Set, la de Lauren Davis y Andrés Santo Domingo Dávila, hijo de uno de los empresarios más poderosos de Colombia, Julio Mario Santo Domingo, quien curiosamente lleva el apellido de la iglesia. Estuvieron presentes personalidades de la talla del príncipe Andrea Casiraghi de Mónaco y la princesa Frydal de Jordania.

Al salir de la iglesia se encuentra la escultura en bronce de la gorda Gertrudis de Botero.

En otro capítulo del libro: “Así, no hay otra explicación para que algunas morochas lo saluden con cierta picardía en la mirada, cuando el, vestido en forma impecable y tratando de adoptar un aire circunspecto, acompaña a algunas de sus alumnas al Instituto de Bellas Artes”.

En el año de 1608, el padre Fray Sebastián de Humillas obtuvo licencia para la construcción y fundación del Convento de Recoletos de San Diego. Luego en 1957 siendo gobernador Eduardo Lemaitre, se acordó trasladar el Instituto musical y de Bellas artes al Convento, en busca de una mejor locación. En 1983, se protocoliza, la cesión de la edificación conocida como Claustro de San Diego de propiedad del departamento de Bolívar, para el funcionamiento del Instituto Musical y de Bellas Artes. Sería ese mismo año que la firma Alberto Samudio & Cia. Ltda. Iniciara los trabajos correspondientes a la restauración total de la edificación, con el fin de que conservara sus características espaciales, ambientales y estilísticas. Otro escritor que realiza un homenaje en sus obras a esta bella ciudad es Álvaro Mutis, bogotano, en 1997 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras por su libro Tríptico de mar y tierra. Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero fue publicado por Alfaguara en 1995.

“Obregón se presento a su vez. Cuando explico que era pintor el otro se alzó de hombros con resignada aceptación como diciendo: Es lo que me faltaba. Maqroll subió con cierta dificultad la sempinadas escaleras que dan al primer piso de la casona ubicada en la calle de la Factoría”. Hace referencia al pintor Alejandro Obregón, famoso por su obra Los vientos azules de Jerónimo el Bosco. Murió en 1992 pero su familia todavía conserva la casona blanca ubicada en el tramo que une a la Plaza de la Merced con La Calle de la Factoría.

Germán Espinosa, cartagenero, escribió en Los cortejos del Diablo en Novelas del poder y de la infamia: “La mujer se hizo construir, con dineros que traía de España, una singular mansión en la Calle del Pozo, cuyo vecindario tenia fama de ser el mas austero de la villa”. Hace mención de esta popular calle ubicada en el barrio Getsemaní, su nombre se remonta a la época colonial, cuando las autoridades abrieron un pozo para que el vecindario se abasteciera de agua.

Déjese contagiar por la literatura que se respira en el Hay Festival. Este año comenzará del 29 de enero al 2 de febrero. Prepare sus sentidos para disfrutar de la oportunidad de encontrar los mejores escritores del mundo en un sólo lugar: Cartagena de Indias.

Tips para tener en cuenta:
* Utilice el mapa de la revista para ubicarse dentro de la ciudad amurallada. / * En las librerías Nacional y Abaco pueden encontrar los ejemplares de las obras literarias de su interés. / * El Distrito y la Corporación Turismo Cartagena de Indias organiza "La Ruta Garciamarqueana" y recorrerá los pasos del Nóbel de Literatura. El trayecto empieza por el Camellón de los Mártires, sigue por la Torre del Reloj, llega a la Plaza de los Coches, continua por el Portal de los Dulces y viaja sucesivamente.

 

Cartagena de Indias Muse to the World's finest writers
Translations by Rainbow Nelson

Cartagena is preparing for the fourth version of the Hay Festival and what better excuse to take a trip through the places that have inspired many novelists to write their finest works.

It doesn't matter if you are a devoted reader of literature or not. As soon as you arrive in the city it is easy to understand immediately how it has fed the imagination of a host of writers and transported them into the perfect environment to tell the finest stories in Latin American literature.

Gabriel Garcia Marquez, the winner of the Nobel Prize for Literature in 1982 – father of magical realism – could not have found any other city as full of magic and charm as Cartagena de Indias. If you still haven't read Love in the Time of Cholera, borrow or buy the book to accompany you as you stroll along the city walls, discovering all the places that were re-created in this famous love story.

Even though they never name Cartagena in the book, it is obvious for the various references, for example the barrio Getsemani towards the edge of the city walls. Cartagena at the turn of the 19th Century, a time when the bourgeoisie tried to avoid being infected by cholera by enclosing themselves in the walled city that had been built by the Spanish colonists.

Some of the most memorable passages in the novel take place in the deserted Parque de los Evangelios, where the passionate, Florentino Ariza, sat every day early in the morning, in the marble steps least visible in front of the house of Fermina Daza. He made out he was reading poetry in the shade of an almond tree, when what he was really looking for was to catch a glimpse of his platonic love.

The park in reality is called Fernandez de Madrid and is located between the streets, La Moneda y Badillo. In front is the house of Fermina Daza, which is known as the House of Don Benito, one of the oldest in the city. Today it is a private house, painted white, located next to the L'Aliance Frances.

One of the pinnacle moments of the book is when Fermina Daza, shatters the fantasy of his 'love' when she meets face to face with him. This meting takes place in the Portal de los Escribanos – the passage located behind the clock tower in the Plaza de los Coches, where today the horse-drawn carriages still circulate. Garcia Marquez describes it as “a gallery of arcades in front of a small square where the carriages for hire and the carts pulled by donkeys are parked and where the hustle and bustle of the local trade becomes more dense.”

This gateway has remained exactly as it was at the time. The only thing that has changed is its name. Today it is called Portal de los Dulces (Gateway of the Sweets) where they sell typical sweets made of coconut and local fruits. Florentino crept up on Fermina Daza to whisper in her ear: “This is not a good place for a Crowned Goddess” and “she turned her head and he saw her eyes glacial, her face livid, her lips petrified with fear as he had seen them in the disturbance at the mass the first time he had been so close to her but the difference to then was that he did not feel moved by love but the abyss of disappointment.”

The “Gateway of the Sweets” moves to the building of the 'Government of the Department of Bolivar', besides this building there is a long and curving street called El Candillejo where Florentino Arizo bumped into Leoni Cassiani, who supposedly had been, according to the writer, the true woman of his life “even though neither he nor she ever knew it”.

Arriving at Calle Landrindal, you can discover the sad Casa de Las Ventanas, (the House of the Windows), where Florentino Ariza shut himself in waiting with his myopic glasses and the look of a sad bird for the 51 years, nine months and four days that it took for the death of the husband of his unrequited love to arrive. Walking up the Calle de las Damas (The Street of the Ladies) to where it meets the Calle de la Amargura (The Street of Bitterness), you will reach the square where Florentino danced in Carnival with an escapee of the local insane asylum, who had just beheaded a guard and injured two more with the machete that he had taken off the gardener because he wanted to go out and dance.

Del Amor y otros demonios
The story takes place in the second half of the 18th Century. It starts in the Convent of Santa Clara, with the news that the remains of a girl have been discovered in the crypt. When they are uncovered they discover that her hair had grown a centimetre every month for 200 years. The fact was taken from reality and transferred into fiction. The reporter, who is supposedly the Nobel in the times when he worked as a journalist for the local newspaper, El Universal, becomes the omnipresent author.

The girl is called Sierva Maria de Todos los Angeles. One December at the age of 12, she went out to the market with one of the slaves and was bitten on the ankle by a rabid dog. The doctors announced that she would die. The girl, after a few days began to show signs of aggressive behaviour. The bishop decided that she should be isolated in the convent that was filled with young local and Spanish novices. This way she was exorcised because she was possessed by a demon. These days the Santa Clara Convent is one of Cartagena's most exclusive hotels.

It stands out for the conservation of its colonial architecture, which won the city the honour of UNESCO World Heritage Site in 1984. Its impressive restaurante, El Refectorio, was the old dining room of the Clarisas Nuns, today it is an exquisite restaurant serving contemporary cuisine.

The girl was the daughter of Don Ygnacio de Alfaro y Dueñas, the second Marquis of Casalduero and Bernanrd Cabrera. Garcia Marquez, was inspired in the Marquis of Valdehoyos to create the character of the father of Sierva Maria.

The immense mansion in the Calle de la Factoria, was constructed by this legendary Marquis, a merchant that grew rich from trading flour and slaves. One of the most popular houses is the Casa del Marquis of Valdehoyos in the same street. It was the largest private house in Cartagena. It is distinguished by its colonial style and for its ample façade, belonging to rich traders.

Its floors and its ceiling are made of wood. It is where the Colombian Ministry of Foreign Affairs operates today. Its installations where used as a location for films such as “Love in the Time of Cholera” and “Love and Other Demons”. Next to this house you can find the Colegio Mayor of Cartagena. It is a good example of a design that combines the needs of trade with the comforts of a house fit for the rich people that lived there. Their beautiful patios and imposing gardens, spacious living salons and the viewing platform where you can appreciate a very special view of Cartagena.

Where the library is found is actually where the stables were. The ground floor was used as a warehouse for the merchandise and the servant's quarters. This was where Sierva Maria passed the days together with the slaves who were converted into her real family. The lords and masters of the house lived upstairs where the main hall can be found with its balcony looking down on the street. Simon Bolivar stayed in one of the rooms on his final voyage to Santa Marta.

One of the contemporary writers that mentions Cartagena in his works is Ramon Ilan Bacca, the writer from Santa Marta. In his book, the English Spy he writes. “The young blond was standing in the Plaza de Santo Domingo. With his Khaki suit, high boots and cork hat he looked a little out of place in this Cartagena de Indias of the first World War. This foreigner, English to be more precise, walked distracted by the old and ruinous city.”

Let yourself be infected by the literature on offer in the Hay Festival. This year it will begin on January 29 to February 2. Prepare your senses to enjoy the opportunity to meet the best writers in the world together in one place: Cartagena de Indias.

Tips:
*Use the map from the magazine to locate yourself inside the walled city / *In the Librerias Nacional and Abaco you can find examples of those writers that interest you. / *The District and the Tourist Corporation of Cartagena de Indias organise a “Route of Garciamarqueña” which follows in the steps of the Nobel Prize winning writer. The tour begins in Camellon de los Martires and passes through the Clock Tower, arrives at the Plaza de los Coches, continues to the Portal de los Dulces and then passes through the Plaza de la Aduana, Plaza de San Pedro Claver, Parque de Bolivar, the Palace of the Inquisition, the Casa del Marques de Valdehoyos, the Church of Santo Toribio, the old Convent of Santa Clara and ends up in El Bodegon.

 


 
  Traviata Nuestra
Centro Comercial Bocagrande, Avenida San Martín, Local 128
Cartagena de Indias
Tels: +57 (5) 665 0157 - 665 2598
Móvil: 315 7554800 | Contáctenos
POSDATA