Cartagena 2010 Epicentro Musical
 

Por: Henry Char

“Los cachacos se apropiaron de nuestra música y la están aprovechando” me dijo alguna vez un artista cartagenero, nombrando a Fonseca y a Mauricio & Palo de Agua como ejemplos. Esto no es totalmente cierto porque cuando de producciones caribeñas se trata, siempre hay más de un músico de la costa aportando gran parte del aire salitroso que se respira en esos trabajos. Lo que sí está claro es que en Bogotá se produce la gran mayoría de la nueva música colombiana que está surgiendo, y lo que escuchamos es una suma de músicos de diversas regiones del país”.

Pero ¿podría Cartagena convertirse en un centro musical y ganar liderazgo en este mercado? No tengo la menor duda. Fuimos durante muchos años la capital de la música caribeña con el inolvidable festival que congregaba a grandes exponentes del Caribe y África, y esto sirvió de abono para el fenómeno de la champeta. Pero tal vez no estábamos preparados para crear a partir de ahí un movimiento coherente que proyectara música desde Cartagena hacia el mundo, y la champeta, en vez de evolucionar, se parqueó en un callejón con los parlantes a todo volumen y se dedicó a disparar petardos a ciegas.

Con la riqueza musical heredada y el talento natural de nuestros coterráneos, Cartagena tiene casi todos los ingredientes para convertirse en epicentro musical de Colombia. Pero hay trabajo por hacer.

Este asunto lo podemos observar desde dos perspectivas diferentes: la producción local de artistas foráneos que vienen en busca de un lugar maravilloso que los inspire, y la producción de artistas locales para exportar.
A muchos músicos del interior les encantaría hacer sus producciones en medio del ambiente cartagenero, pero localmente no encuentran los recursos necesarios para lograrlo. Aunque la ciudad cuenta con muchos estudios pequeños, son pocos los que en medio de la carencia logran sacar un sonido competente. Y los músicos locales disciplinados que podrían aportar a estas producciones, cuando tienen la oportunidad no dudan en emigrar a ciudades más prometedoras buscando un mejor presente.

Desde el punto de vista de artistas cartageneros, lo que más ha hecho falta es un grupo de productores estructurados que se le midan al reto de crear música de vanguardia que genere un movimiento coherente. Si en la ciudad logra germinar esa especie de productores podríamos ver a mediano plazo un resurgir de la música local, con mayor proyección y con un mejoramiento de la calidad de los estudios y de sus resultados, y poco a poco nuestros músicos de estudio comenzarían a quedarse aquí.

Hoy en día la música es como cualquier otro producto que entra en competencia con miles de artículos similares de todo el mundo. Esto exige a los compositores y productores salirse de los moldes tradicionales y volver a ser realmente creativos, porque una cosa es tener el swing que nos brota por todos lados y la gracia para cantar y bailar, y otra muy diferente crear un producto impactante, coherente y diferente que apunte a una dirección definida. Es ahí donde tenemos que ahondar. Dejar por un momento el facilismo callejero del despeluque que tanto nos gusta cuando nos retumba el estómago al lado de un parlante, y aprovechar el swing y el ingenio criollo para plasmarlo en ideas frescas y elaboradas que trasciendan las fronteras del picó.

En su momento, el movimiento de la champeta se autolimitó y finalmente fue arrasado por el reguetón, que está barriendo en todas partes. Pero siempre habrá sonidos que vuelen por encima de las modas fuertes como nos lo demuestra Fonseca con “Te Mando Flores”. Por eso en vez de volcarnos a intentar copiar lo que está sucediendo en el mundo, o de quedarnos en la salsa y el son de siempre, creo que podríamos encontrar un sonido progresivo que nos identifique más, como lo viene haciendo Jaime Smalbach con su banda Wayové, por dar un ejemplo. Invito a los músicos de la ciudad a reflexionar sobre estos puntos y a tomar decisiones que apunten hacia la explosión musical de Cartagena. Yo, como productor, comenzaré a hacer mi parte de la tarea.

Henry Char
Compositor, arreglista y productor musical
Ingeniero Civil, MSCE
estudiocaribe@gmail.com

 


 
  Traviata Nuestra
Avenida El Malecón No. 11-132 Bocagrande, Cartagena de Indias
Teléfono: (+57 5) 665 0157 - Contáctenos
POSDATA