Olga Paulhiac
 

Con los ojos abiertos

Por: Edgar Vargas

Observadora permanente; abre su corazón y su espíritu para captar con claridad la poesía y el humor con el que transcurre la vida. Cuando tenía 12 años su abuelo le regalo una cámara, con ella Olga recorría las calles de su ciudad Manizales deteniendo a las persona que encontraba a su paso para tomarle una fotografía. Para sorpresa de la pequeña artista la gente se detenía y posaba feliz; en contraprestación a sus modelos la joven fotógrafa no les entregaba fotos, sino pequeñas pinturas hechas en un rollo de papel preparadas la noche anterior, en ellas Olga coloreaba las poses y el resultado de las imágenes, creando así un juego fascinante que aumentaba día a día la pasión por este arte.

De la mano del amor emprende una travesía por Colombia que la lleva con destino final a Cartagena y que hoy le deja a su favor una amplia experiencia y dos hijos maravillosos, Ximena y Juan Camilo. Con el Maestro Eduardo González aprendió la Técnica y el sentido artístico del oficio. Su vida como reportera gráfica ha estado unida a los medios de comunicación escritos más importantes de Colombia y su esfuerzo profesional siempre ha sido marcado por una tendencia al trabajo social y la cotidianidad humana. Cuando trabajó hace 20 años por primera vez con el periódico el Universal, creo una separata “La vida en la playa” que le permitió observar plenamente el universo de acciones y gestos que solo puede suceder en ese escenario que la adoptó por espacio de un año, haciendo parte de la economía informal del sector, que por cierto resultó ser muy rentable y divertida.


Con la cámara descubre la vida y establece una comunicación íntima con el dolor, la pobreza, el arte, la riqueza y la vanidad humana. La gratitud por su oficio no tiene límites; miles de personas le han abierto su corazón y sus hogares permitiéndole captar ese instante mágico y único de la vida, que ella como nadie sabe apreciar.

Barú se ha convertido en un tema apasionante y durante años ha venido fotografiando las grandes transformaciones sufridas por esta mágica región. Su esfuerzo hoy se concentra en la preparación de la memoria gráfica de Santana.

Para Traviata es un verdadero placer acoger a una artista que transmite en su trabajo el profundo respeto y amor con el que se siente unida a la vida y lo manifiesta con una vitalidad sin límites, que expuesta en su obra no deja dudas de su enorme capacidad para observar desde el alma, “con los ojos bien abiertos”.

 

Música por Colombia

Es el programa cultural y social más importante de Cartagena. Con solo 3 años de haber sido creado, atiende a más de 1400 niños en los barrios menos favorecidos de la ciudad. Gracias a este esfuerzo liderado por La Sinfónica de Cartagena hoy es posible encontrar Orquestas Infantiles y Juveniles en barrios como Nelson Mándela, Zapatero, Membrillal, Canapote, en la Isla de Barú, y con los programas de niños de la Calle de Futuros Valores.

Es increíble ver los progresos de cada uno de los proyectos. Para muchos vecinos del Mándela ya es normal encontrar algún niño en medio de su casa de madera estudiando animadamente el violín, preparando su próximo concierto. El Coro de los niños de Música por Colombia es famoso, y frecuentemente es invitado para inaugurar los eventos más importantes de la ciudad. La calidad y disciplina de los grupos llena de emoción y alegría hasta el más desprevenido; con cada presentación crece su fama y su talento.

El éxito alcanzado por esta metodología descomplicada y natural para abordar la música ha motivado la expansión de programas a otras ciudades; es así como en Santander se adelanta con paso firme la consolidación de una Banda Sinfónica, un Coro y una Orquesta Infantil en el municipio de Lebrija. Próximamente estaremos trabajando con los niños en Barranquilla y Santa Marta.

Gracias a: Colclinker, La Sociedad Portuaria de Cartagena, Movistar, Proniño, La Fundación Mario SantoDomingo, El Hotel Capilla del Mar, La Fundación Futuros Valores, Siemens de Colombia, el Ministerio de Cultura y La Alcaldía de Lebrija, avanza con firmeza este maravilloso trabajo.

Este semestre comienza la etapa de Bandas Sinfónicas en Cartagena, gracias a la contribución en instrumentos que ha brindado la Fundación Mario SantoDomingo y el esfuerzo especial de la señora Finita de Benedetti quien a través de una labor de sensibilización entre amigos y empresarios locales, ha logrado una contribución extraordinaria de violines, violas y violoncelos.
Bien, muy Bien... esto si es cambiar a Colombia.

Visite nuestro sitio web y obtenga mayor información de nuestro Programa Social: www.musicaporcolombia.org

 


 
  Traviata Nuestra
Avenida El Malecón No. 11-132 Bocagrande, Cartagena de Indias
Teléfono: (+57 5) 665 0157 - Contáctenos
POSDATA